Inicio Juegos Olímpicos Londres Instalaciones Atletas Mexicanos Resultados México Noticias Londres Fotografías Londres
     
     
 
   
   
 
Los Juegos Olímpicos de la Era Moderna

Los Juegos Olímpicos en la antigüedad comenzaron a desarrollarse en el valle de Olimpia y, con su celebración, tenían por objeto rendir culto al dios Zeus, el gran dios griego, padre de dioses y hombres. Al inicio la única prueba que se disputaba era una sencilla competencia: La carrera.

Se tiene conocimiento que en el año 776 a. de J.C., se celebraron los primeros Juegos Olímpicos, cuyo primer campeón oficial fue el corredor Corebos, que se proclamó vencedor en la prueba del “estadio” (192.27 metros). A partir de entonces, entre otros acontecimientos, surgió un nuevo calendario cronológico en Grecia que empezó a medir el tiempo por Olimpiadas; es decir, períodos de tiempo de cuatro años que se iniciaban y acababan con la celebración de los juegos.

Hubo que esperar quince siglos para que los arqueólogos, en sucesivas y pacientes campañas de excavación, hicieran surgir de nuevo a la luz del sol los escasos vestigios arquitectónicos, elocuentes, mudos testigos de la gloria y grandeza multisecular de la ciudad deportiva sagrada de los griegos.

Asimismo, el olvido de Olimpia llevó aparejado el olvido de la técnica y de las modalidades deportivas que configuraban el calendario de los antiguos juegos, hasta que a fines del siglo XVIII un grupo de pedagogos y educadores europeos prepararon el camino a la restauración de los Juegos Olímpicos, con la divulgación de enseñanzas basadas en la educación físico-deportiva del individuo.


En este favorable ambiente internacional surgió la figura decisiva de Pierre de Fredy, Barón de Coubertin, quien, fuertemente influenciado por la dimensión espiritual de los juegos en la antigua Olimpia, tuvo la brillante idea de reiniciar los juegos. El 25 de noviembre de 1892, en una conferencia que pronunció en el claustro de la universidad parisina de La Sorbona, sobre “Los ejercicios físicos en el mundo moderno”, Coubertin anunció el proyecto de restablecimiento de los Juegos Olímpicos, idea que, pese al júbilo que despertó, fracasó ante la general incomprensión de los asistentes.


La misión pacificadora de los juegos sería la pauta -de especial atención prioritaria- para Coubertin, quien manifestaba: “Es preciso que cada cuatro años los Juegos Olímpicos restaurados den a la juventud universal la ocasión de un encuentro dichoso y fraternal, con el cual se disipara poco a poco esta ignorancia que mantiene los odios, acumula los malentendidos en el destino bárbaro de una lucha sin cuartel...” Coubertin no se desanimó tras el primer fracaso, y en 1894, en el mismo recinto, fue aprobado el proyecto por unanimidad, creándose el Comité Olímpico Internacional y designándose como primera sede de los juegos a Atenas, para 1896. Pierre de Fredy, quien desarrolló la idea de revivir los antiguos Juegos Olímpicos, los imaginó sobre una base de que la rivalidad internacional en el terreno deportivo promovería la amistad internacional en campos más amplios; las reuniones atléticas producirán, sobre todo, beneficios educativos.


Es decir: sería Coubertin el alma motora, ideólogo, ejecutor y proyectista de la gran aventura olímpica moderna, a la que estuvo estrechamente vinculado, primero como secretario general y posteriormente como presidente, hasta 1925.


Coubertin murió en Lausana, Suiza, el 2 de septiembre de 1937 y sus restos -pidió en su testamento- fueron enterrados en Suiza, nación que le dio cobijo, comprensión y abrigo a él y a su obra. Pidió, además, que su corazón fuera llevado al mítico santuario de Olimpia -donde reposa desde 1938-, motor espiritual de su ilusionado y fecundo quehacer olímpico.

 

     
   
Acerca del Sitio Accesibilidad Comentarios Términos de Uso Políticas Contacto Términos de Uso Inauguración JO Página Oficial de Londres 2012 Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte London Official Website Facebook de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte Flickr